1,000 Generaciones de bendiciones empezando por mí – De este punto en adelante, sólo a nado

Cuando midió otros mil codos, el agua era ya un río; de tal manera había crecido la corriente que yo no la podía cruzar sino a nado. Ezequiel 47:5
Pr. Joaquim Costa Junior
26 de fevereiro de 2012